Historia sobre el Asperger

El mejor San Valentín

Hola, mi hijo Álvaro fue diagnosticado después de dolorosos años de incertidumbre donde siempre supe que pasaba algo, pero me tocaba aguantar la intolerancia del mundo, tachándome de la mamá loca que lo malcriaba.

A los 7 años, según me decía mucha gente, era un diagnóstico tardío, pero yo solo daba gracias a Dios porque por fin tenía nombre y a partir de allí sentí que podía ayudarlo y ayudar a la familia. La vida con Álvaro no es fácil, porque es capaz de hacer matemáticas de instituto estando en quinto de primaria y aún así puede olvidar cosas básicas y le cuesta cambiar hasta la más mínima rutina.

Una de las cosas que más me cuesta es que no es cariñoso. No le gustan los besos. Cuando lo beso se limpia la cara y esto me causa una tristeza secreta que trato de disimular. A veces, entro en pánico porque lo veo bloquearse y mecerse cuando no entiende algo tan simple como que no hay pan de perrito caliente y la cena que le he prometido antes, no podrá ser, pero al rato siguiente está entusiasmado y hablando a mil por hora de su ¡último proyecto de ciencia! La vida con Alvaro no es fácil, pero es absolutamente enriquecedora. Nos reta como padres a estar con tiempo de calidad y a vivir cada instante con intensidad.

Tiene 10 años y ¡una inteligencia matemática prodigiosa! Es dulce y amable, pero a pesar de su buen carácter, hemos tenido muy pocos momentos de intimidad madre/hijo por su poco apego a la cercanía física, pocos momentos sí, pero los atesoro como las cosas más valiosas. Este San Valentín estábamos solos en casa y yo le pedí que me echara una mano con la cena. Me preguntó qué tal me había ido el día y me contó de su día en el cole y de repente sin venir a cuento, me dijo: “mama en clase dijeron que en San Valentín uno le regala algo a la persona que más quiere y yo quiero darte un regalo”. Me le quede mirando con ojos como platos… ¡me abrazó! Y me dijo en voz alta y clara, mamá te quiero.

¡Ese ha sido el mejor regalo del mundo en todos los días de san Valentín de mi vida!

Cuando hay malos días me da miedo el futuro, pero no cambiaría a mi mágico príncipe, por ningún niño neurotípico, y en mi memoria y mi corazón, sus palabras son el amuleto que me da fuerzas para ayudarle y vivir cada día.

Historia enviada por Verónica Aguilera

Facebook Twitter

 

El Asperger y tú.
¡Cuéntanos tu historia!

Buscamos anécdotas de cosas cotidianas que suponen un reto para una persona con Asperger o sus familiares. Queremos que todo el mundo entienda mejor cómo son realmente las personas con Asperger. ¡Estamos deseando conocer tu historia!

Enviar historia

Conoce más sobre Gametopia

Somos un estudio de videojuegos donde imaginamos y creamos apasionadamente juegos que aportan algo más. Descubre todo lo que hacemos en nuestro website de Gametopia

 

Logo Fundación Orange Logo Autismo Burgos Logo Gametopia
Top